T. +34 930 130 002 | +34 609 314 797
lunes-jueves 10-14h i 17-20h, viernes 10-14h

Silla con inodoro "CASA" - Sillas con orinal

Silla WC con orinal incorporado. Esta silla con inodoro es plegable, fácil de usar y también sirve como elevador de WC.

A089

58,00 € IVA incluído

Más detalles

Sirve como elevador de WC regulable en altura y como silla con inodoro para el dormitorio, incorpora una cubeta con asa, y un cono de acople para WC.

 Para facilitar su transporte o almacenamiento, la silla se pliega rápidamente y sin necesidad de herramientas.

Peso total, 6kg.

Peso máximo, 100kg.

 

ModeloAncho asientoAlto asientoFondo asientoAncho e/brazosAlto cubetaDiámetro cubetaCapacidad cubeta
A08957 cmde 40 a 55 cm51 cm45 cm21 cm26 cm4 l

 

La silla con inodoro WC“Casa” resalta por su polivalencia y calidad. ¡Conoce sus especiales prestaciones!

Una silla con inodoro que ofrece un tres en uno

La silla con inodoro WC “Casa” es perfecta para las personas que padecen problemas de movilidad, discapacidades y/o incontinencia, dado que puede utilizarse para tres fines distintos: como elevador de WC regulable en altura, como silla con inodoro para el dormitorio (está equipada con una cubeta con asa) o como apoyo auxiliar para el WC. De manera que podemos usarla para cualquiera de estas funciones cuando la necesitemos. Incluso, por el tipo de materiales con los que ha sido confeccionada, es una silla apta para la ducha, así que también la podemos emplear para ducharnos más confortablemente.

Plegable y fácil de transportar

Esta silla con inodoro posee la capacidad de plegarse rápidamente y sin necesidad de herramientas para facilitar tanto su transporte como su almacenamiento. Asimismo, es una silla con inodoro muy ligera, gracias a su estructura de alta resistencia y calidad, y sumamente cómoda debido a que puede regularse en altura adaptándose a las dimensiones del usuario en cuestión que la requiera.

Recomendaciones de uso de la silla con inodoro WC “Casa”

Al usar la silla con inodoro WC “Casa” hay una serie de aspectos que hemos de tener en cuenta. En primer lugar, siempre hemos de comprobar, cuando coloquemos la silla en el suelo, que las 4 patas estén tocando el suelo simultáneamente, esto nos ayudará asegurarnos de que todas las patas están a la misma altura. Posteriormente, hemos de cerciorarnos de que las patas están correctamente bloqueadas, intentando empujarlas o estirarlas sin que se muevan. Cabe mencionar que se aconseja que las personas con una limitación de su fuerza física utilicen la silla bajo la supervisión o la ayuda de otra persona.

¿Necesitas más información?

Solicitar más informacón sobre este producto